Desde nuestra organización, “Hábitat Natural O.N.G. Ambientalista”, entendemos a grandes rasgos, a la soberanía  alimentaria como el derecho que tiene cada pueblo de determinar o definir su política agraria y de alimentación.

Para ser más precisos, la Declaración de Nyéléni, Selingué, Mali 2007, la define de la siguiente manera: “La soberanía alimentaria es el derecho de los pueblos a alimentos nutritivos y culturalmente adecuados, accesibles, producidos de forma sostenible y ecológica, y su derecho a decidir su propio sistema alimentario y productivo. Esto pone a aquellos que producen, distribuyen y consumen alimentos en el corazón de los sistemas y políticas alimentarias, por encima de las exigencias de los mercados y de las empresas. Defiende los intereses de, e incluye a, las futuras generaciones. Nos ofrece una estrategia para resistir y desmantelar el comercio libre y corporativo y el régimen alimentario actual, y para encauzar los sistemas alimentarios, agrícolas, pastoriles y de pesca para que pasen a estar gestionados por los productores y productoras locales. La soberanía alimentaria da prioridad a las economías locales y a los mercados locales y nacionales, y otorga el poder a los campesinos y a la agricultura familiar, la pesca artesanal y el pastoreo tradicional, y coloca la producción alimentaria, la distribución y el consumo sobre la base de la sostenibilidad medioambiental, social y económica. La soberanía alimentaria promueve el comercio transparente, que garantiza ingresos dignos para todos los pueblos, y los derechos de los consumidores para controlar su propia alimentación y nutrición. Garantiza que los derechos de acceso y a la gestión de nuestra tierra, de nuestros territorios, nuestras aguas, nuestras semillas, nuestro ganado y la biodiversidad, estén en manos de aquellos que producimos los alimentos. La soberanía alimentaria supone nuevas relaciones sociales libres de opresión y desigualdades entre los hombres y mujeres, pueblos, grupos raciales, clases sociales y generaciones.”

Esta definición nos parece pertinente ya que pone en el centro a los productores locales y fundamentalmente a los consumidores como protagonistas en el sistema de producción y consumo alimentario desplazando las presiones ejercidas por el mercado actual y las empresas.

Y por ello sostenemos que dicha soberanía va a realizarse en la medida que el problema sea una cuestión de Estado y esté permanentemente en la agenda institucional pero también en la agenda social, de manera tal de diseñar e impulsar un conjunto de políticas públicas que tiendan a su realización, con participación fundamentalmente de la sociedad. Por ejemplo, desarrollar e impulsar la implementación de políticas “anti dumping” que protejan a los productores locales: en otras palabras, mientras haya “dumping” no será posible alcanzar la soberanía alimentaria, porque esta práctica destruye la producción y distribución alimentaria local.

En este sentido, estamos convencidos de que la soberanía alimentaria es una construcción permanente que hay que encarar día a día, porque desde nuestro entender requiere del compromiso del conjunto de la sociedad y la voluntad del Estado. Por eso intentamos brindar capacitaciones y asesoramiento a toda familia  e instituciones que lo requieran dentro de nuestras posibilidades y limitaciones, y a la vez generar herramientas técnicas a través de firmas de convenios con las universidades, como por ejemplo la Universidad Nacional de Lanús y otras instituciones públicas, para fortalecer nuestro trabajo con la comunidad.

Con las capacitaciones buscamos instalar la promoción de los beneficios de la autoproducción de alimentos e incorporar nuevas pautas de consumo. Con los convenios con universidades y otras instituciones buscamos la articulación que nos permita generar aquellas herramientas que fortalezcan nuestro trabajo en el territorio, de modo de contar con herramientas concretas para emerger como actor social en la discusión de la definición de los problemas locales de nuestro entorno, y así participar e incidir en cualquiera de las etapas del ciclo de la política pública.

En este último año y en lo que va del presente llevamos capacitando a más de un centenar de personas en materia de huertas orgánicas horizontales y verticales. Estas capacitaciones las podemos realizar gracias a la colaboración de nuestros socios y a la asistencia técnica permanente que recibimos de los técnicos del programa Pro-huerta del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, que nos brindan semillas y material didáctico para la realización de las mismas.

 

En territorio

“Hábitat Natural O.N.G. Ambientalista” es una asociación que colabora activamente en la construcción de una sociedad inclusiva y equitativa, respetuosa del medio ambiente a partir de acciones de promoción socioambiental, asistencia técnica, formación sociolaboral y entrenamientos de oficios dirigidos en especial hacia los jóvenes y grupos en condiciones de vulnerabilidad social y económica. Nuestro trabajo territorial, sostenido desde hace más de 20 años, se encuentra desarrollado en la localidad de Monte Chingolo, partido de Lanús, provincia de Buenos Aires.

Nuestro primer contacto con el tema de lo que hoy se denomina “soberanía alimentaria” se da a mediados de los 90, cuando comenzamos a promover las huertas orgánicas urbanas como promotores voluntarios del programa de seguridad alimentaria nacional Pro-huerta del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria.

En esa etapa comenzamos a palpar las consecuencias, tanto a nivel económico como social, de la implementación de políticas neoliberales desarrolladas por el gobierno de turno durante esa década, fundamentalmente las consecuencias del proceso de desindustrialización y su impacto en el núcleo de la familia. Es en este contexto cuando comenzamos a notar un aumento de solicitud de asistencia técnica, por parte de la comunidad, para desarrollar huertas orgánicas familiares urbanas, por un lado; y por otro lado, también comenzamos a comprender que la agricultura orgánica no es solo una forma de producir verduras y hortalizas, sino que también es una herramienta fundamental para comenzar a instalar nuevas pautas de consumo y alimentación, y con ella aportar un granito de arena hacia la construcción de soberanía alimentaria desde el nivel micro o celular de la sociedad representada en la familia.

Como consecuencia de la experiencia que nos dejaron los años de implementación de las políticas neoliberales de los 90 nos vimos en la necesidad de enfocarnos como una organización de base y de asistencia técnica al mismo tiempo para comenzar a instalar el problema. Uno de los objetivos principales que nos propusimos en la etapa fundacional es generar acciones tendientes a realizar aportes para la construcción de una cultura de consumo que esté en armonía con el ambiente y el entorno que habitamos, y generar una nueva perspectiva o una diferente forma de ver y abordar la cuestión del problema de la alimentación de la sociedad.

Una de las acciones fundamentales que impulsa nuestra asociación es la promoción de la autoproducción de verduras y hortalizas frescas a través de la agricultura orgánica urbana. La promoción de técnicas orgánicas para el auto consumo es una estrategia para instalar a nivel micro o familiar nuevas pautas en el consumo, y también nos permite ir instalando el problema con aquellas personas que interactúan y participan de las capacitaciones sobre la temática de manera gratuita y abierta a todo público.

En la actualidad continuamos desarrollando las capacitaciones y asistencia técnica totalmente gratuitas a toda persona o institución que desee tener una huerta orgánica, pero hemos incorporado un complemento que es la reducción, el reciclado y la reutilización de algunos residuos urbanos. En nuestro predio -donde realizamos los cursos y prácticas- hemos construido un invernáculo con elementos reciclados o reutilizados, como por ejemplo las botellas PET (abreviatura de Polietileno de Tereftalato); la producción de plantines también se realiza con estas botellas. Con esta experiencia intentamos generar un modelo sencillo y práctico para construir pequeños invernáculos para la germinación de plantines que luego se utilizarán en la huerta. Dicha experiencia nos ha dado además la posibilidad de interactuar con los vecinos de nuestro entorno, ya que también contribuyen con botellas para el armado de estos viveros.

Si bien en nuestro predio contamos con espacios para la realización de huertas horizontales y teniendo en cuenta que estamos insertos en uno de los municipios más densamente poblados de la Argentina (10.821 habitantes / Km2 según el último censo de 2010), obtuvimos como respuesta, a dicha limitación, el desarrollo de capacitaciones en huertas orgánicas verticales. Estamos incorporando a los cursos que dictamos a través de la institución el desarrollo de huertas verticales haciendo hincapié en realizarlas con materiales reciclados como respuesta a la limitación anteriormente mencionada. Y romper con esta limitación nos hizo tener que desarrollar el cultivo de forma vertical dada la falta de espacios horizontales y de tierra: como respuesta a ello comenzamos a fomentar las huertas verticales, balcones y terrazas verdes.

Estos desarrollos sustentables son pequeños aportes a la construcción de soberanía alimentaria.

 

A modo de conclusión

A partir de las experiencias vividas en la década de los 90 podemos afirmar como organización no gubernamental que los gobiernos neoliberales, a través de sus políticas, destruyen o imposibilitan la realización de la soberanía alimentaria, porque no priorizan la alimentación de los pueblos sino que priorizan el comercio internacional en desmedro de lo local.

Por último, creemos necesario implementar nuevas matrices de desarrollo local urbano sostenible: en el caso particular de Lanús, desde nuestra organización proponemos que la matriz sea por localidades, donde uno de los ejes a trazar sea el abordaje de la cuestión alimentaria no solo de la distribución sino también en la producción y fundamentalmente en el consumo, promoviendo fuertemente el hábito de una alimentación saludable.

 

Artículos Relacionados

Hacer Comentario